Cómo subir la autoestima con estos sencillos hábitos de vida

subir-autoestima-habitos-diarios_Oniric-Medical-368b8f81

¿Estás pasando una mala racha? Si últimamente, cuando te miras al espejo, no te gustas… Si te ves gris, apagado, cansado… Si no eres la persona con la que te irías de vacaciones a pasarlo bien… De acuerdo, es posible que estés en un bache, pero ¡que no cunda el pánico! Lo primero que necesitas es subir tu autoestima. Te damos unas cuantas pistas para que veas cómo desde ya.

Mi autoestima está por los suelos, ¡SOS!

La autoestima es la percepción que tenemos de nosotros mismos: cómo nos vemos, cómo nos valoramos y, en último término, cómo nos juzgamos.

Y créenos si te decimos que uno puede ser muy injusto consigo mismo. Cuando todo lo que te llega de ti está mal o tiene connotaciones negativas, es muy posible que te estés equivocando.

Tu autoestima está en horas bajas y tienes que tomar cartas en el asunto lo antes posible.

Los riesgos de una baja autoestima sostenida en el tiempo son muchos y pueden ser graves. Puede acabar provocándote ansiedad, estrés, depresión o problemas de conducta.

Superarlo no es difícil si se ponen en marcha algunas pautas de cambio de hábitos que en poco tiempo mejorarán notablemente la percepción de ti mismo.

7 trucos de primeros auxilios para subir tu autoestima

Si pones en marcha estos sencillos hábitos de vida conseguirás cambios interesantes en poco tiempo. Echa un vistazo:

#1 No quieras la luna el primer día

Nos parece muy bien que pongas todas tus fuerzas en el cambio, pero tendrás que trabajártelo un poco. No funciona eso de leer un libro motivacional y salir como un tiro a conseguirlo todo en un día porque tú eres grande y tú puedes con todo.

Si tus expectativas son demasiado altas y no logras alcanzarlas, tendrás que lidiar, además, con la frustración.

Es mejor que te pongas retos asumibles y que vayas ganando confianza en ti mismo poco a poco. Afianza tus resultados. Hazte fuerte.

Así, si un día no lo logras, tendrás “reservas” para tomártelo con filosofía y simplemente seguir adelante.

#2 Guarda el látigo en un cajón

Machacarte no tiene sentido. Si has hecho algo mal, o al menos no de la manera que a ti te hubiera gustado, saca una conclusión práctica y continúa adelante.

Evita entrar en la dinámica de revivir una y otra vez un episodio en el que no te has gustado, con el único objetivo de decirte a ti mismo que lo has hecho mal.

Y si aún no tienes recursos para dar un frenazo mental, echa mano de algunos trucos: sal a correr, llama a un amigo, ponte a cantar una canción pegadiza. Lo que sea, pero corta esa línea de pensamientos porque te hacen daño y no te van a aportar nada.

#3 Gimnasia positiva

¿Eres una de esas personas que siempre ve el vaso medio vacío? Tienes que salir de esa dinámica como sea: esa no es forma de subir la autoestima.

Igual que los músculos en entrenan a base de repetir ejercicios, la mente se hace fuerte a base de repetir pensamientos.

Si refuerzas constantemente una visión gris del mundo, simplemente luego no serás capaz de ver los colores, así que empieza a hacer deporte en una dirección distinta.

No te permitas expresiones de negatividad: seguro que va a salir mal, no creo que vaya a ser capaz, ya verás como al final pasa algo y todo se va al garete… ¡No!

Dale una opción a la positividad, aunque al principio sea tímidamente: es posible que todo vaya bien, quizá pueda hacerlo, a lo mejor al final todo sale adelante…

Estarás reforzando el lado positivo de las cosas. Estarás cada día más cerca del “seguro que puedo” y del “todo va a salir bien”.

#4 Cómo subir la autoestima con listas

Date cuenta de que tu baja percepción de ti mismo suele ser una nebulosa.

¿Qué haces mal? Todo.

¿Qué te gusta de ti? Nada.

¿Ese es el tipo de respuestas que das?

De entrada te decimos que es imposible: nadie hace todo mal, así que esfuérzate por concretar. ¿Qué crees que TÚ haces mal? Apunta en una lista y al cabo de un tiempo, revísala. Seguro que enseguida puedes empezar a tachar cosas.

Haz también listas positivas. Anota lo que te gusta de ti, las cosas que querrías hacer, los objetivos para el próximo año… Verás cómo no es tan difícil ir sumando en unas listas y restando en otras. Estarás avanzando.

#5 Las comparaciones son odiosas

Sí, de acuerdo, todos tenemos un amigo brillante, simpático, que rebosa confianza en sus posibilidades, que cae bien, que tiene el trabajo de su vida, una pareja perfecta, tableta de abdominales y hasta el perro que tú querrías tener.

¿Y?

Primero, no sabes lo que pasa de puertas para adentro.

Segundo, te da lo mismo.

Sé consciente de que seguramente estás idealizando más de la cuenta una situación que te parece estupenda en comparación con la tuya. Céntrate en lo que te interesa, es la única manera de avanzar en tu autoconfianza.

#6 Cuidado con los cenizos

La negatividad se contagia. Es un círculo vicioso. Todos sabemos lo que es entrar en bucle en una conversación en la que todo está mal, nada tiene salida y el mundo se va a acabar mañana.

Si tu autoestima no está en su mejor momento no se te ocurra rodearte de personas que, lo sabes de antemano, no van a parar de quejarse de lo mal que va todo y lo cruel que es la vida. Te robarán toda la energía positiva que hayas conseguido acumular.

Para salir de esa dinámica rodéate en la medida que puedas de gente que sonríe, de los que ven el vaso medio lleno, de los que se empeñan en afrontar la vida con positividad. Y déjate llevar. Verás cómo enseguida entras en otra onda.

Ya harás tú lo mismo cuando otros lo necesiten.

#7 Mímate

Es muy sano ser un poquito hedonista. Así que responde: ¿qué te hace sentir bien?

Si te gusta salir a correr, hazlo. Si te sienta de maravilla pasar una tarde cocinando, hazlo. Si te encuentras mejor cuando sales y tienes vida social. Adelante, hazlo.

Las cosas que nos gustan segregan endorfinas, que a su vez nos provocan sensaciones de bienestar y placer. No dejes de usar esa baza. Funciona maravillosamente.

A veces la autoestima mejora simplemente cuidándose un poco. Es tiempo de que mejores tu alimentación y hagas un poco de ejercicio. Mal no te va a venir, y seguro que tu ánimo mejora en cuanto te empieces a ver mejor.

¿A que no parece tan difícil? Con estos sencillos hábitos de vida tu autoestima mejorará mucho. Aun así, si no consigues remontar ese bajón, no dejes pasar mucho tiempo sin consultar con un profesional.

Y tú, ¿cómo haces para aumentar tu autoestima? ¿Has estado teniendo esto en cuenta hasta ahora? ¡Te leemos en los comentarios!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Ir arriba

Nosotros te llamamos

Déjanos tu nombre y número de teléfono y te llamaremos en la mayor brevedad posible